Fotografía digital versus película

El avance en la técnica de relevado fotográfico durante el siglo XX, cambio dramáticamente la manera de concebir el concepto de fotografía. Al comienzo tomar una fotografía implicaba una tarea dispendiosa por cuanto exigía prácticamente que la persona a la que se iba a hacer la toma, permaneciera inmóvil durante un largo tiempo, mientras se registraba la imagen proyectada en la placa metálica. La invención de la película, redujo los tiempos, pero aun así, el riesgo de perdida de negativos por exposición o contacto con factores externos, hacía que un porcentaje de imágenes se perdían fuera alto.

El desarrollo de la tecnología de circuitos de estado solido como los microprocesadores, permitía simplificar el proceso haciendo que en pocos segundos todo el proceso estuviera completado. No sería sino hasta comienzos de la década de 2000, cuando las cámaras fotográficas digitales estarían al alcance de cualquier persona. Sin embargo entender este tipo de proceso es para muchas personas algo inexplicable y acaso, cuestión de magia.

En este sentido, un par de científicos Willard Boyle y George Smith, idearon una manera de simplificar y optimizar este intrincado proceso. Los científicos a fines de los años sesentas, consiguieron desarrollar el primer sensor CCD, elemento importante para el funcionamiento de las cámaras digitales. En pocas palabras, este dispositivo electrónico, capta la luz de la misma manera que lo hiciera en su tiempo la placa de metal del daguerrotipo o la película de celulosa de las cámaras de rollo, por medio de unos componentes fotosensibles celulares. Este descubrimiento, que en parte deriva de la teoría fotoeléctrica de Albert Einstein, les valió el premio Nobel de física a los dos científicos.

Este impresionante avance ha conseguido que hoy en día no solamente puedan fotografiarse con gran calidad cualquier tipo de objetos, aun en ausencia de luz por medio de flash. La capacidad de los componentes electrónicos hacen que en una simple cámara puedan tomarse varias fotografías apenas ocupando un espacio reducido en la memoria extraíble de una cámara o un teléfono celular.

El avance de las lentes cada vez más sofisticadas, la facilidad para manipular fotografías por medio de programas y el auge de la tecnología de Internet, hacen que en cualquier momento sea posible tomar una foto que puede ser impresa de inmediato o compartida con millones de personas a través del correo electrónico o una red social. Puede decirse que la fotografía en nuestro tiempo ha sufrido una revolución absoluta, haciéndose cada vez más democrática.

Objetivos fotográficos

 

 

 

 

 

Al interior de una cámara fotográfica, existen una serie de lentes que hacen que la luz incida en los sensores. Para evitar reflejos al momento de la toma, las lentes fotográficas por lo general, se recubren de una película de color azul que evita los reflejos. Como ya se ha dicho antes, si una lente no es de cristal sino de plástico, la nitidez y resolución se verán directamente afectadas por esta razón, aun cuando estos posean una gran cantidad de megapixeles. La marca del fabricante de estas lentes, es un factor de gran importancia.

Entre los fabricantes de gran calidad de lentes se encuentran por ejemplo: Canon, Carl-Zeiss, Leica, Olympus, Schneider y Sony. En el caso de las cámaras de bajo costo, los elementos de fabricación tienen que ver directamente con su calidad. Estas poseen un diámetro pequeño y un foco fijo, que al momento de hacer la toma son factor de importancia en la calidad de las fotografías. El zoom que tienen estas cámaras de foco fijo, por lo general tienen un zoom digital que es de poca definición y nitidez. El proceso por el cual se genera este efecto, es por medio de microprocesadores que agrandan o amplifican la imagen dando la sensación de acercamiento.

Sin embargo estos pixeles adicionales son añadidos digitalmente por medio del procesador, que por decirlo de una manera coloquial, inventa o agrega dichos campos que en la imagen original no existían. Idéntico efecto se obtiene con algunos programas especializados en fotografía como el Photoshop, que elimina o agrega a una imagen virtual diferentes componentes.

Algunas cámaras de alta gama, compensan esta desmejora incluyendo un teleobjetivo para acercar verdaderamente la imagen. Casi la mayoría de cámaras en la actualidad incluyen la función de zoom óptico digital incrementando la potencia original que tiene el lente. En una cámara fotográfica con un lente de 4X de aumento si le agregamos un zoom de 4X tendríamos una potencia de 16X de aumento. La nitidez y potencia de las cámaras fotográficas de hoy, junto al zoom digital incorporado, hace que una cámara promedio tenga una calidad aceptable.

Conseguir una calidad superior en cuanto a nitidez, acercamiento y claridad, es posible en la actualidad con cámaras de profesionales de alta gama, que poseen objetivos de hasta 18X, que hasta el momento es el más potente aumento en un objetivo fotográfico que puede conseguirse con buen ajuste y sin perder el foco del objeto que se quiere retratar.