Michael Martin, retratos del desierto

Tal como en la película Diarios de Motocicleta, el fotógrafo Michael Martin, ha dedicado gran parte de su carrera a recorrer los desiertos con una cámara al hombro para registrar estos fascinantes parajes naturales. Nacido en 1963 en la ciudad de Munich, su gusto por los desiertos y todo su entorno, lo ha llevado a recorrer muchos de ellos sobre su moto BMW. Su pasión por los desiertos empezó desde muy joven, cuando se encontró en el desierto del Sahara al sur de Marruecos y la contemplación de las dunas lo dejo prendado para siempre.

Michael-Martin-BMW-R1200GS

Ha recorrido los cinco continentes registrando en detalle estos lugares tenidos por inhóspitos e incluso temidos como sinónimo de muerte segura. Quizá sea por ignorancia que las personas piensan en los desiertos como tumbas de arena, por eso el trabajo de Martin es de vital importancia para acercarnos a un ecosistema poco conocido y malinterpretado. De este desconocimiento surgen seguramente las situaciones frecuentes de extravío en ellos por aventureros y turistas que los subestiman y nos hacen verlos como lugares peligrosos pese a su gran belleza, que en el admirable trabajo profesional de este fotógrafo alemán es un hecho palpable.

desierto

Martin ha recorrido los cinco continentes y centenares de países en busca de la deslumbrante estética que la naturaleza consigue tallando con arena figuras, sombras y  perfiles de la mano del viento. Su lente ha captado el vasto desierto de Atacama en Chile, las agrestes colinas del Tibet, la grandeza del desierto del Gobi en Mongolia; los desiertos y sus habitantes en Namibia, Oman, Nigeria, Argelia, han sido capturados por Michael Martin para siempre en sus libros que pueden ser calificados sin temor, como memorias  gráficas de viaje. Cada rincón de un desierto tiene un espíritu propio, incluso los más inhóspitos y crueles, en los que pocos hombres han puesto un pie en ellos y han salido con vida para contarlo.

tormenta-desierto

Rostros de niñas, ancianos y pastores junto a sus camellos avanzando por el desierto en un crepúsculo eterno, sombras indefinidas como espíritus andando por las dunas mientras una impresionante e inclemente tormenta de arena se mueve en dirección al espectador, son unas pocas entre las miles de imágenes conseguidas por la habilidad técnica y gran sensibilidad estética del fotógrafo Michael Martin, uno de los pocos exponentes de este género tan extraño como sobrecogedor como puede llegar a ser el registro de los diferentes desiertos del planeta.