Marcel Van der Vlugt

marcel-van-der-vlugt-a-9Este fotógrafo holandés, nacido en 1957, ha buscado la belleza incesantemente en sus trabajos. La relación entre la mujer, su cuerpo y la estética latente en cada uno de los aspectos del universo femenino son una constante en su obra. Aunque su lenguaje bebe de las fuentes de las tendencias de moda actual y la publicidad, en su serie conocida como “Bluds” por ejemplo expresa de distintas maneras el concepto de belleza en lo femenino. Flores marchitas, efectos de doble piel con queso, jamón y otras variedades de alimentos constituyen el estilo de este fotógrafo.

MarcelvanderVlugt1Como gran parte de los que se dedican a fotografiar, Van der Vlugt ha ido logrando configurar poco a poco un estilo característico. Tomando metáforas de la naturaleza femenina como su serie sobre los salones de belleza en los que adorna las modelos con cacao en polvo logrando un realce entre el esplendor de la belleza remanente de las mujeres y la transitoriedad de la misma, reflejado en las fotografías que consigue este fotógrafo holandés. Para conseguir un estilo propio Van der Vlugt forjó su estética por medio de diferentes paisajes: Suráfrica y Estados Unidos entre muchos otros.

MarcelvanderVlugtDistintas revistas internacionales, exposiciones  y premios como el ADCN Lamp for Best Photography y el prestigioso Gold Lion. Un mundo misterioso en busca de la belleza puede considerarse su estilo entre la naturaleza muerta, cuerpos vistos desde una perspectiva nueva y materiales cotidianos y bizarros. Inspirado en el lenguaje visual de diferentes medios. La simbología de lo que ya se ha hablado, la transitoriedad de lo bello y sus metáforas, cierta melancolía retratada en sus desnudos cargados de un erotismo cargado de cierto patetismo. La representación de lo vital en los alimentos que suele usar para adornar sus modelos, como el salmón, queso, cacao en polvo, logran fascinar al espectador con una estética entre lo bizarro y lo trágico.

marcel_van_der_flugt_bataviastad03Van der Vlugt utiliza el formato Polaroid para conseguir escenas de alta definición, luz y transparencia que deben mucho a la escuela de la fotografía alemana. La ejecución de composición de  los cuerpos en diferentes conceptos y estéticas. Sus tomas a pesar de tener una clara intención comercial, no dejan de ser poéticas, técnicamente logradas, sensuales y cuidadosas en la composición. Su libro “Un nuevo Día” de 2008, simula una clínica estética imaginaria en la que las liposucciones y las rinoplastias son cambiadas por implantes de flores.