Man Ray, fotógrafo del surrealismo

Man Ray, fotógrafo del surrealismo

El siglo XX con sus vanguardias y tendencias artísticas, produjo una generación de creadores que hicieron escuela con sus cambios radicales en las concepciones estéticas que estaban arraigadas. Man Ray, fue considerado uno de los más grandes representantes de la escuela conocida como surrealismo. Nacido en 1890 en una familia de inmigrantes ucranianos, su nombre de pila era Emanuel Radnitzky. Estudia bellas artes en la Facultad de San Francisco. Los conceptos del arte los aplicaba de manera holística e integral en cada una de sus incursiones, que no se limitaron a la fotografía. La obra de Man Ray, abarca desde la plástica, pasando por la poesía hasta la alquimia que conseguía tras la cámara.

Decisivo en su formación y su personalidad como artista, fue el encuentro con uno de las piedras capitales del surrealismo del siglo XX: Marcel Duchamp. Impulsado por el genial artista francés, se traslada a París, donde vivirá por una década, hasta el estallido de la segunda guerra mundial y la posterior invasión del monstruo de la Alemania Nazi en cabeza de Hitler de la bella . Man Ray, decide huir de semejante estrépito para conseguir calma e inspiración, es cuando llega a Hollywood, California, a comienzos de los años cuarenta hasta principios de los cincuenta.

Su encuentro con otro importante artista surrealista Jean Cocteau, forjó su manera de ver el mundo. Kiki de Montparnasse, con ella vivirá hasta finales de la década de los veinte. Ingresa a las filas del movimiento dadaísta. Man Ray buscó incesantemente dar forma a una nueva concepción de los cuerpos, el movimiento y la realidad. De ahí que explorase como ya se ha dicho con técnicas derivadas de la pintura, la escultura y el cine, para hallar una nueva ontología de la estética surrealista para aplicarla a la fotografía.

Existe una amplia gama de imágenes tomadas con el estilo ―en el concepto clásico de carácter, con que cada artista imprimía con su punzón al hacer su obra― irrepetible de Man Ray. Sería por él, que la fotografía tendría cabida dentro del círculo de las artes del movimiento modernista del siglo XX.  Figuras sinuosas de mujeres, expresando lo erótico con sus formas; objetos cargados de ontología surrealista y dadaísta, como una celebérrima plancha con punzones; también la imagen dramática de Marcel Proust, el novelista más grande del siglo XX en Francia, atravesado por gesto frío de la muerte.

La fotografía de Man Ray, aunque parezca común, es justamente por esa aparente uniformidad que se convierte en única, en un objeto estético con un significado que sólo puede ser hallado, o intuido, entendiendo el concepto estético del surrealismo.