Los lentes y la fotografía Digital

El avance en las técnicas de fotografía en las últimas décadas ha conseguido un realismo y nitidez impresionante en las tomas, que dista mucho de los primeros registros del siglo XIX. Esta mejora, esta directamente relacionada con el desarrollo de nuevas lentes mucho más precisas, con mayor potencia y menor pixelado. Sin embargo para aclarar a quienes se acercan al mundo de la fotografía en que consiste la técnica de las lentes, vamos a introducirlos a los conceptos más importantes. El rango para medir la distancia focal de una lente se mide en términos de mm.

De acuerdo a su foco, los lentes se pueden clasificar así:

Gran angular: su rango esta entre los 35 y 50 mm, son ideales para hacer tomas de paisajes o grupos de personas a una distancia media.

Lente convencional o normal: este lente de 50 mm, y es bastante aproximado a la manera en que el ojo humano capta una imagen.

Telefoto: estos lentes son ideales para hacer tomas a gran distancia, es decir, superiores a 50 mm.

Zoom: estos lentes son ideales por su capacidad de combinar el lente normal, gran angular, telefoto en un mismo lente.

Ya que las cámaras poseen un sensor menor de 35 mm, para obtener la proporción de la distancia focal de la lente, es preciso hacer una conversión matemática para obtener la distancia en términos de  la misma, proporcional al número de veces que el sensor sea menor al de un negativo de 35 mm.

Por ejemplo si nuestra cámara posee un sensor  4X, esto quiere decir que es inferior cuatro veces al negativo.

Al interior de una cámara existen dos tipos de lentes: cóncavo y convexo. Estas lentes dirigen los rayos de luz sobre un sensor digital, en el caso de las cámaras modernas, o en un carrete de negativo en las cámaras antiguas. La capacidad de ajustar estos haces de luz y su precisión al plasmar los detalles de una imagen, logra una diferencia dramática de una cámara a otra.  La nitidez de una fotografía, es proporcional al número de X de una lente.

El material del que esta hecha una lente, influye también de forma importante en la resolución y la nitidez de una lente. Por ejemplo, si una cámara posee una lente de cristal, es mucho más nítida que una lente hecha de material plástico. Esto se debe al factor de incidencia de los haces de luz en el material.