Astrofotografía

Dentro de todas las ramas que se desprendieron del oficio de la fotografía, existen hoy día muchas que son desconocidas para la mayor parte de los no fotógrafos. Este es el caso de la astrofotografía. Esta modalidad de toma fotográfica consiste en hacer tomas del espacio exterior, por medio de instrumentos ópticos de observación tales como telescopios convencionales o profesionales para poder tener registro del vasto paisaje espacial. Para conseguir una buena toma, o por lo menos legible y sin errores, es preciso contar en primer lugar con una cámara fotográfica de un aumento aceptable.

Así mismo, como se ha dicho, es necesario un telescopio que puede ser de cualquiera de las siguientes clases: refractor o catadióptrico o de reflector; si tiene una apertura de gran capacidad, es decir, mayor a 114 mm, será ideal para comenzar, del mismo modo si posee una baja longitud focal, de 900 mm, también estaría bien.

Con un lente de gran apertura, será posible capturar los objetos de baja intensidad lumínica que se pueden ver en el espacio y que con una cámara que carezca de esta característica, la calidad de la imagen tomada será muy pobre para ser apreciada. La menor longitud del foco, permitirá captar nebulosas y galaxias de gran intensidad y brillo.

Refiriéndonos a términos de óptica, una lente de tipo newtoniana, característica de muchos telescopios de calidad, es la justa para obtener resultados prefectos. Otro factor de importancia es la montura. Existen dos clases, las ecuatoriales y las acimutales. Las ecuatoriales si se alinean con los polos, permiten el procesamiento de imágenes evitando la rotación exagerada del campo de visión. Los costos de adquisición de una cámara para practicar la astrofotografía varían desde luego de acuerdo a la calidad y la marca.

La técnica de la astrofotografía es ideal para astrónomos aficionados, estudiantes y fanáticos, tanto de la astronomía como de la fotografía, que pueden conjugarlas felizmente en esta espectacular técnica. Con una buena toma es posible hacer tomas de calidad aceptable de cuerpos celestes, galaxias, planetas y otros espectáculos siderales. La NASA tiene una red de astrónomos aficionados que reportan objetos y planetas, que los sofisticados telescopios que tiene esta agencia no son suficientes para captarlas.

Entre el equipamento ideal para practicar la astrofotografía, pueden mencionarse equipos como el Sky Watcher, dotado con herramientas para ubicarse en la cartografía espacial, el William Optics o el Meade Maktusov, que son sofisticadas cámaras específicamente diseñadas para obtener buenos resultados.