Henri Cartier Bresson

Henri Cartier Bresson

 

 

La fotografía como todo arte es personal. Pocos artistas de la luz han tenido tanta comunión con su sutileza, sus matices y su delicadeza como Henri Cartier-Bresson. Nacido en 1908, su obra será una divisoria de aguas en la concepción de la estética  fotográfica del siglo XX. Si el arte de registrar con la luz puede llegar a tener un estilo, justamente ese fue el que consiguió Cartier-Bresson. Muchos han enfatizado su maestria técnica, su delicadeza para convertir una escena de cliché en un gesto único; otros, la destreza en la manera de captar el mundo que lo hicieron merecedor de ser conocido como el padre de la reportería fotográfica.

Grandes personajes históricos posaron para su lente: Che Guevara, Picasso, Edith Piaf y Truman Capote, entre muchos más. Consciente de ser un hombre histórico en todo el sentido de la palabra, Cartier-Bresson, comenzó a frecuentar los círculos de la bohemia parisina que se reunía en Montparnasse. El estudio de la técnica pictórica que aprendió con André Lothe, pintor cubista que intentó un eclecticismo con el clasicismo., le daría cierta distancia y familiaridad con las vanguardias del siglo XX. Esta experiencia estética enriquecería considerablemente el concepto que tendrían los volúmenes, los tonos y las sombras en su técnica como pintor con la luz.

Sus correrías por lo llevarían a Centro y Norteamérica, África y España. Justamente en el año en que estalla la guerra civil española, 1936 filma un testimonio documental de gran valor histórico sobre los heridos de guerra en los hospitales. Luego entrará a ser colaborador de Jean Renoir, el gran cineasta francés.  La guerra fuera de dejarle un tenebroso recuerdo como prisionero durante la segunda guerra mundial, fundó junto a Robert Capa, otro gran colega y estilista del siglo XX, la Magnum Photo Agency que tuvo grandes fotógrafos documentalistas que trabajarían para revistas tan importantes como Life.

 

Durante los años cincuenta, Cartier-Bresson cubrió los conflictos de los países de Asía como Indonesia e India, la Rusia post estalinista, la China maoísta; también estuvo activo en la revolución de la postguerra en los Estados Unidos, justo antes de la guerra de Vietnam  y en la Europa comunista dividida y enfrentada a las nuevas realidades derivadas de los conflictos históricos de la modernidad.

Cartier-Breson es considerado el retratista de la condición humana en su más honda concepción. Si se tiene presente que el siglo XX, como han dicho muchos analistas e historiadores fie uno de los más brutales de la historia, Henri Cartier-Breson, muerto en 2004, fue posiblemente su fotógrafo más sensible.

La fotografía y la muerte en el siglo XIX

La fotografía y la muerte en el siglo XIX

Luego de la invención del daguerrotipo a mediados del siglo XIX, algunos artistas cesantes se vieron interesados en poder hacer su trabajo con el nuevo prodigio de la técnica. El retrato estaba en su época dorada y varios pintores de oficio hacían buen dinero plasmando los perfiles de sus patrones en sendos lienzos, que los burgueses mecenas de las artes colgaban en sus lujosos salones, para darse un baño de popularidad y sostener su estatus de poder más que por amor al arte.
Hasta el siglo XIX y su floreciente emporio de revoluciones en la industria, la relación que había entre el artista y la muerte se circunscribía a la pintura o las mascarillas mortuorias. Este antiguo arte heredado de Egipto, Grecia y sobre todo Roma, pretendía registrar las facciones y los últimos momentos de un ciudadano por lo general principal de los círculos sociales de mayor influencia. Se preparaba un poco de yeso y se ponía una tela sobre el rostro del fallecido. Enseguida se vertía el líquido y se dejaba fraguar. Se tenía de esta forma una instantánea del ser amado que se ponía en el panteón familiar para ver su postrer rostro a toda hora.
Al revelarse el avance y realismo que la técnica de la fotografía entrañaba, muchos artistas con alma de comerciantes vieron una oportunidad de hacer una pequeña fortuna. Entonces se dieron a la tarea de aprender la misteriosa alquimia consistente en convertir la luz en imágenes. El memento mori, una vieja frase dicha a oídos del emperador en el momento de su coronación, «recuerda eres mortal», fue tomada para el nuevo género que maridaba el arte con la muerte.
El procedimiento que resultaba bastante costoso para los dolientes, consistía en llevar al retratista junto con toda su maquinaria al domicilio, para proceder a hacer allí su toma. En general eran mujeres jóvenes o niños los favoritos para hacer el registro, dada la triste circunstancia de hacer sido arrebatado por el reino de Tánatos, el brillo y la belleza de la vida esfumada en un instante, y solo recuperada por obra y gracia de la técnica.
Para aquellos tiempos se hizo bastante popular en Europa y algunos países de América como Perú, fotografiar al difunto entre profusión de coronas florales en su féretro, o vestido, maquillado y acomodado en un sillón junto a sus padres como era usual en los niños y bebés recién nacidos y muertos. Puede parecer una práctica desagradable hoy en día, pero no deja de ser ni menos cruda que una fotografía para una crónica judicial o que la contemplación serena de un muerto en un velorio.

La fotografía digital 1

La fotografía digital

 

Desde los inicios de la modernidad, los artistas empezaron a hacer experimentos con la luz. Los pintores del renacimiento pero especialmente Leonardo Da Vinci, hicieron distintas pruebas con un artefacto conocido como cámara oscura. Este objeto consiste en una caja o cuarto completamente aislado de la luz externa en la cual se hace un orificio por el cual entra un haz de luz exterior. Este haz al proyectarse contra una de las paredes de la cámara proyectará virtualmente las imágenes exteriores pero en sentido inverso y con una opacidad evidente. Se sabe que ya en el siglo IV antes de Cristo, el filósofo Aristóteles ya conocía este artefacto pero sería hasta un milenio después en que los maestros de la pintura renacentista experimentarían con esta técnica.

Jan Van Eyck en su célebre cuadro que representa al matrimonio Arnolfini, según estudios realizados, aplicó la técnica de pintura de acuerdo a las proporciones dadas por la imagen que le revelaba la cámara oscura. Su estilo pictórico parece confirmarlo, pues eso se deduce de las distancias, la luz, las sombras y el conjunto de su obra maestra. No solo pintores renacentistas empezaron a jugar con la luz para hacer cada vez más real en todo el sentido de la palabra a los personajes, escenas y texturas. También pintores flamencos del barroco como Rembrandt han dejado luces sobre estos intentos de jugar con la luz.

Hemos dicho antes en este blog que la pintura fue uno de los primeros intentos de registrar con verosimilitud el mundo, milenios antes que la fotografía. Hacer vivir la realidad lo más cercana posible a la vida. Pero la fotografía fue la técnica que al final lo conseguiría. Desde los inicios de Daguerre con su técnica de registrar las imágenes, quedó claro que había nacido un arte con características propias. Entrado el siglo XX, las élites dejaron de tener el privilegio de la posesión de los aparatos de fotografía. Cada vez más se redujo la brecha para acceder al nuevo arte.

Pasados los cincuentas, con la tecnificación de la fotografía, el rollo imperaba en el oficio tanto del profesional como del aficionado. Faltaba otro salto tecnológico  para que el hombre de a pie tuviera la oportunidad de ser potencialmente un experto. Con la masificación de los aparatos de fotografía, el avance de las técnicas de registro y almacenamiento y la miniaturización, la entrada triunfal de las cámaras digitales llegó por fin a fines de los años noventa.

El arte de pintar con la luz

El arte de pintar con la luz

Con el perfeccionamiento de las técnicas fotográficas, la invención de lentes más precisos y adaptación de mecanismos de iluminación en los aparatos fotográficos, la toma de un paisaje, rostro o cualquier otra escena, se convirtió en única. El arte de pintar con la luz, tomó características verdaderamente estéticas, pues cada fotógrafo fue desarrollando paulatinamente un estilo propio que le permitía expresarse del mismo modo que un pintor lo hace con su pincel.
En al década de los ochenta del siglo XIX, las técnicas de revelado fotográfico eran engorrosas y demoradas. A mediados de 1850, la técnica conocida como colodión húmedo, permitía revelar sobre una placa de vidrio que se impregnaba con nitrato de plata. Esta técnica para revelar las imágenes, finalmente serian sustituidas en 1888, cuando George Eastman, reveló al mundo una nueva cámara de fotografías. La conocida como Kodak ―empresa que sobrevivió a la voraz tecnificación del arte fotográfico por más de 120 años―, se constituiría en una de las de mayor venta y popularidad a nivel mundial. Su innovación consistió en la introducción de carretes de cinta para registrar las imágenes que luego se revelaban por medio de un procedimiento químico en laboratorio.

George Eastman


La fotografía a comienzos del siglo XX, fue un sustitutivo de la imagen en movimiento, previa invención de los hermanos Lumiere de su cinematógrafo. La fascinación que ejerce un fragmento de tiempo detenido, que recurriendo a una cita literaria de Julio Cortazar que ejemplifica muy bien esa relación fotografía-cine, nos dice: «como la fotografía el cuento ―comparando con el boxeo―, debe ganarse por nock-out, mientras que la novela es como el cine, puede ganarse por puntos».Por su ambición totalizadora el cine comparado con la fotografía, es muy bien metaforizado por el célebre escritor. Si bien se puede decir que el cine ha tenido una masiva aceptación, la fotografía por sus características de intimismo, sutileza y brevedad, no ha perdido su magia. Además una película, dentro del funcionamiento de la técnica del cinematógrafo, se compone de una sucesión de fotogramas. Por tal razón la fotografía y el cine vienen a ser algo así como primas hermanas.

La comunión de estas dos artes puede verse en la colaboración en diferentes producciones cinematográficas de fotógrafos destacados. Gregg Tolland, director de fotografía de Orson Welles en filmes como Citizen Kane, son muestra de la maestría técnica de este oficio; John Alcott, fotógrafo de Stanley Kubrick quien también lo era, hicieron juntos obras maestras como “Barry Lyndon”. Sven Nikvyst quien junto a Ingmar Bergman logró piezas de gran belleza como “Persona”. Otros directores fotógrafos son Ridley Scott, David Lynch, Dennis Hopper, Carlos Saura, Wim Wenders o Lenny Riefensthal, entre otros.

hermanos lumiere

Práctica de la retratística fotográfica

Luego de que la fotografía hubiera alcanzado su desarrollo como arte y técnica, a mediados del siglo XIX y comienzos del XX, empieza  a usarse en forma de expresión artística. La naciente clase burguesa, enriquecida por el avance imparable de la Revolución Industrial en Inglaterra, que poco a poco fue expandiéndose por Europa, en Francia donde nació y avanzó el nuevo arte de la fotografía, empezó a hacerse muy común la práctica de la retratística fotográfica.

Los pocos expertos en la nueva técnica de pintar con la luz, vieron crecer su negocio con prosperidad. Ya que nadie sabía de qué forma se lograba el prodigio, estos pioneros en el retrato, acudían a las residencias de los grandes señores burgueses, industriales, comerciantes, artistas, etc. El costo era lo suficientemente elevado para que el oficio de daguerrotipista se convirtiera en rentable. Así por toda Francia, Europa y años después en América, esta nueva clase social empezó a emerger.

Es posible hallar gracias a la magia de la Internet, archivos fotográficos de la primera mitad del siglo XIX, de personajes tan relevantes como Napoleón III, Honorato de Balzac, Frederic Chopin, Hector Berlioz, la reina Victoria de Inglaterra, Richard Wagner, Robert y Clara Schumann, Victor Hugo, Alexandre Dumas hijo, entre una larga galería de personalidades. Era un símbolo del estatus de poder y de importancia social de alguien, para costearse un daguerrotipo.

También principió a hacerse común la costumbre de fotografiar a los parientes muertos, en especial niños y jóvenes. La expectativa de vida por aquellos tiempos no sobrepasaba, por mucho, los sesenta o setenta años. Por esta razón un nuevo género conocido como Memento Mori, o fotografía mortuoria, cuyo nombre latino quiere refiere el viejo adagio, que durante las coronaciones de los emperadores en la antigua Roma se susurraba a su oído para que moderaran su arrogancia: «recuerda que eres mortal».

Esta técnica de retratar los muertos, generalmente en la residencia familiar, en la que se llevaban las ceremonias fúnebres, era bastante rentable, además que el modelo facilitaba el trabajo del fotógrafo. Existe un gran acervo de fotos de aquella época que nos muestran como la fotografía influencio de forma sustancial la manera de hacer en los ritos fúnebres.

Con la entrada del siglo XX, la costumbre de retratar los muertos cayó en desuso poco a poco, pues en la nueva semiótica de la imagen de las sociedades sofisticadas, se considera de mal gusto esta práctica fúnebre.

La fotografía, el arte de plasmar el tiempo

La fotografía, el arte de plasmar el tiempo

 

Desde un pasado remoto que se pierde en la noche de los tiempos, el hombre ha querido plasmar el Tiempo. Ha creado mecanismos como el arte pictórico, para representar esa fuerza misteriosa. Con el avance de la técnica por fin consiguió hacerlo en el siglo XIX, en plena etapa floreciente de la revolución industrial. En Francia, Louis Daguerre comenzó a realizar experimentos con la cámara oscura, instrumento que ya era bien conocido por los maestros renacentistas, hasta que en 1839 y en asocio con Joseph Nicephore Niepce, perfeccionó el prototipo de lo que se conocería como daguerrotipo. Esta invención técnica, consistente en el registro de imágenes sobre placas de metal por medio de vapores. Sin embargo, con el daguerrotipo no era posible hacer copias, pues el registro solo permitía hacerlo con una única imagen.

El avance de las técnicas llevó a finales del siglo XIX al desarrollo de la fotografía en un nivel mucho más técnico, pudiendo hacer copias de un original y masificando la nueva tecnología. Como si fuera una metáfora poética del mito de la caverna de Platón, la fotografía pretende ser un reflejo de las imágenes del mundo. Todo arte al principio tantea alrededor de lo que quiere decir. Las primeras imágenes que se plasmaron en el invento de Daguerre, fueron postales cotidianas de la ciudad: caminantes espontáneos, calles iluminadas por el sol de verano. El mundo oscilaba entre el blanco, el negro y algunos tonos de gris.

Esta invención de la técnica, revolucionó de una manera dramática el mundo del comercio. Con una floreciente clase burguesa en acenso constante, la fotografía se impuso como una manera de establecer el estatus de gentes de poder. Poco a poco los retratos con la luz, se fueron imponiendo, ganando su lugar en contra de las pinturas, pues la fotografía, a la vez que era una muestra de las bondades de la razón y el control de la naturaleza por medio de la técnica, era un arte que expresaba los anhelos de un tiempo y una sociedad.

Tendría que pasar mucho tiempo para que al fin esta tecnología pudiera llegar sin intermediarios al hombre de a pie. Hoy en día que tenemos la posibilidad de tener en nuestras manos un aparato que registre nuestro entorno, incluso de poder manipularlo a nuestro antojo. Parece una cuestión elemental, incluso para un escolar, preguntarse sobre la naturaleza y los métodos para producir una fotografía, pues es tan natural a nuestros ojos como la luz del sol. Pero la historia y sobre todo el arte, ya no sería el mismo a partir de ella.

La moda y el retoque fotográfico

La moda y el  retoque fotográfico, unidos para hacerte feliz

En la actualidad todos queremos lucir como los modelos de televisión o de revistas, al menos en las fotos que nos tomamos, ya que la cantidad de personas que tienen la oportunidad de verlas son muchas; la fotografía ahora es un asunto de todos, las redes sociales se han convertido en la mayor obsesión y querer vernos y que nos vean perfectos, es por este motivo que surge una página como la nuestra en la que buscamos solucionarle este tipo de problemas a quienes estén interesados.

 

Pero ¿cómo se unen la moda y el retoque fotográfico?

Estamos acostumbrados a ver en las fotografías de los anuncios publicitarios, ya sea en la televisión o en las revistas, mujeres y hombres perfectos, cada cosa la tienen en su lugar, no tienen el más mínimo imperfecto y de tenerlo el motivo es que ellos desean que este se note, es allí en donde la moda y el retoque fotográfico se unen, ya que el primero se sirve del segundo para mostrar una imagen ideal y lograr que las personas deseen verse de la misma manera que se ven los modelos.

Nosotros por nuestra parte como fieles seguidores de nuestras estrellas deseamos vernos de la misma manera, el error está en intentar hacerlo sin la debida asesoría y terminamos viéndonos como maniquís, con unos retoques terribles en los que pareciéramos tener piel de plástico, y en donde ni siquiera nos parecemos a la persona reflejada en la imagen.

 

La relación entre la moda y el retoque fotográfico

La relación entre moda y retoque fotográfico es bastante intensa, como podemos darnos cuenta en las fotos de grandes anuncios publicitarios no se presentan los errores antes mencionados, en ellas se pueden notar que la piel conserva su textura, y no deja ver ninguna imperfección, al tiempo que  y la imagen de los protagonistas no se altera  a grados irreconocibles, es más son bastante similares a los originales.

Lo anterior lo consiguen gracias al manejo de algunos programas, que ya se encuentran disponibles, y que gracias a los estudios realizados nosotros conocemos y manejamos a la perfección.

Con estos programas de retoque fotográfico usted podrá tener acceso a la imagen que siempre ha deseado y sin tener que ver su imagen transformada, o convertida en un muñeco.

Existen muchas técnicas para lograr el efecto natural deseado, pero la mayoría de ellas no logran conseguir la naturalidad, debido a que eliminan gran parte de la textura natural de la piel, nosotros ya tenemos ya solución a este problema que se presenta con gran frecuencia, y garantizamos que usted quedará plenamente satisfecho con la imagen que obtendrá, con pasos sencillos le demostraremos que la moda y el retoque fotográfico se unen a su favor y lo convierten en lo que siempre deseó.

El estilo que las personas hoy día  desean reflejar a los demás, es el que demuestra salud, vitalidad y belleza, aspectos que se consiguen mostrando una imagen ideal en la que los errores gráficos son cosa del pasado.

La Fotografía como estilo de vida

La Fotografía como estilo de vida, una imagen placentera

Desde hace muchos años, la fotografía como estilo de vida  ha tomado un lugar preponderante en la sociedad, la imagen se ha convertido en el centro de atracción por mucho tiempo, ahora en las redes sociales el boom por la fotografía a llegado a su máximo estatus, todos quieren ser vistos y que los demás vean lo mejor de ellos;  pero este tipo de fotografía como estilo de vida  sólo viene a demostrarnos la importancia que le damos a este tema, desde la publicidad, hasta el romanticismo, todos los campos se han visto permeados por este maravilloso invento.

 La fotografía como estilo de vida des de siempre

Este medio de expresión artística puede ser interpretado como elemento de conocimiento o como obra de arte en algunos casos, y se ha convertido en un instrumento de comunicación que está sujeto a muchos cambios, y a toda clase de manipulaciones, y son precisamente estas las que le han dado un sentido diferente a lo que siempre se conoció como un instrumento para guardar recuerdos.

Ahora ya no sólo se puede traer a la memoria remembranzas del pasado, ahora la fotografía como estilo de vida es mucho más que eso, ahora es una estilo de vida, tanto para quienes disfrutan de los flashes como para quienes viven de ella, ya sea porque son los encargados de tomarlas, o los modelos que posan para ser retratados o la nueva tendencia que se está presentando a ser los que retocan, cambian o añaden elementos necesarios para mejorar la misma.

En fin son muchas las variables por las que hoy día la sociedad necesita de la imagen plasmada, y ya sea de forma digital o impresa siempre se verá como el instrumento por el cual se puede transportar a un mundo imaginario o regresar a tiempos inmemorables.

 

 El retoque la mejor imagen de la fotografía como estilo de vida

Pero sin lugar a dudas la nueva tendencia es la que logra fascinar a cualquiera, es la posibilidad de generar a partir de cualquier fotografía, la imagen deseada, ahora ya no es necesario que todas nuestras imperfecciones sean vistas por quienes no deben, ese tipo de cosas ya se pueden dejar guardadas como secretos, la tecnología vino a renovar el mundo y gracias a ella podemos soñar y ver lo que siempre quisimos ver en nosotros y no tener que quedarnos sólo con lo que imaginamos.

Me refiero a la posibilidad de realizar retoques fotográficos, este suceso  ha logrado poner a volar la imaginación de miles de creativos, y ha conseguido que todas las personas puedan acceder a ver su figura y su rostro en la manera en la que siempre se lo imaginaron, este ha sido el pilar en el que la publicidad se ha inspirado tantas veces y el centro de  atención de revistas y televisión quienes lo único que desean es mostrar la cara perfecta del ser humano.

La perfección a través de la fotografía como estilo de vida es posible, sólo basta con recurrir a quienes tienen las capacidades para lograrlo, pero eso sí en no dejarse caer en las falsas promesas de cualquiera que diga saber sobre el tema, este es un tema serio que merece respeto tanto por lo que significa como por quienes lo buscan.

La importancia de las Imagenes Fashion

La importancia de las Imagenes Fashion

La fotografía se practica en gran parte del mundo, y mostrar los mejores resultados es la meta de miles y miles de aficionados al retoque fotográfico, pero sin lugar a dudas este es un trabajo muy amplio y a veces se debe contar profesionales expertos en el área, por lo menos si se quiere recibir los resultados esperados con Imagenes Fashion.

Los apoyos básicos para lograr que una fotografía se convierta en el ideal anhelado por muchos, y su estatus trascienda al nivel de una imagen fashion son el retoque, el color, el volumen, el grano, el enfoque entre otros, temas estos que merecen gran reconocimiento y suficiente estudio para ser tratados correctamente.

Los retoques y montajes fotográficos hoy día ya no tienen límites de complejidad, ahora es posible que cualquier tipo de persona luzca como una gran modelo, sólo basta tener los recursos y la experiencia necesaria para lograr resultados sorprendentes.

 

¿Quienes desean una imagen fashion?

El público para este tipo de trabajos es muy variado, no tiene clase social ni género, todas las personas quieren verse, sentirse y proyectar una imagen fashion, y su mejor recurso son los retoques fotográficos, dentro de los cuales se pide de todo, desde eliminar arrugas, hasta quitar imperfecciones, pasando por el aumento o disminución de ciertas partes del cuerpo, en fin todo lo imaginable.

El ideal es lograr imágenes de gran impacto visual, tanto por su calidad como por su verosimilitud, y la experiencia en este campo es trascendental, no cualquiera logra los efectos deseados, si bien logran cambiar las fotos, lo hacen de forma tal que luego entre una y otra foto son más las diferencias que las similitudes.

No es posible que hoy día se acepte un trabajo de retoque fotográfico, sin que este muestre en su contenido resultados óptimos, tanto en calidad como en cumplimiento de los requerimientos solicitados por el cliente, la calidad cada día debe supera las expectativas y ya no basta con realizar un simple cambio de tono o en quitar una imagen no deseada, ahora el nivel a aumentado y no cualquiera logra conseguir los resultados anhelados.

Trabajando por conseguir la imagen fashion que todos desean

Lograr convertir una imagen cualquiera en una imagen fashion es una tarea que sólo expertos deben realizar, y nosotros le demostramos con nuestra experiencia la fabulosa labor que desempeñamos en nuestro campo, somos versados  en el tema y nuestra garantía son los trabajaos realizados que hablan por sí solos.

La fotografía es un arte y debe ser tratada como tal, si bien el retoque es la solución a muchos de las imperfecciones  que las personas  suelen presentar, también es cierto que no se debe caer en el facilismo y simplemente cambiar elementos de una imagen sin tener el cuidado suficiente para que este no se note.

Reflejar una imagen fashion por medio de una fotografía hoy es más posible que nunca, sólo es necesario acudir a los expertos y dejarse sorprender, la magia que encierra el retoque fotográfico será el arma con el que ellos trabajaran para lograr una imagen soñada.

 

fuente de la imagen destacada: http://www.yatzer.com/VOW-N-13-An-Icelandic-Fashion-SHAKE

Diseño gráfico y retoque fotográfico, un gran equipo

Diseño gráfico y retoque fotográfico, un gran equipo

El diseño gráfico ha sido una gran herramienta a la hora de interpretar, ordenar, y/o presentar cualquier tipo de mensaje visual, este es el motivo por el que es indispensable a la hora de trabajar en la edición de una imagen, su apoyo es fundamental ya que la forma y el contenido son primordiales a la hora de trabajar para un diseñador gráfico, de esta manera se puede trabajar fácilmente desde ambos aspectos sin tener ningún problema.

 

Realizar trabajos por medio del diseño gráfico

Al realizar un trabajo en el que se unan el retoque fotográfico y el diseño gráfico, se tienen grandes ventajas, ya que unidas estas dos áreas del conocimiento se genera un enfrentamiento hacia varios frentes de trabajo, como por ejemplo, no se ordena tipografía, se ordenan palabras; se trabaja sobre la belleza y la economía en los mensajes.

Estos dos campos se fusionan y mientras el diseño gráfico se encarga de la planificación, la estructuración, la producción y la evaluación, de lo que se desea comunicar, el retoque fotográfico por su parte se encarga del embellecimiento, de ocultar los imperfectos y de lograr una imagen adecuada a las necesidades, es decir se encarga de los mensajes no verbales que resultan muy convenientes en una imagen.

Al momento de intentar retocar una fotografía es necesario saber que no cualquiera tiene la potestad para realizarlo, que este trabajo cuando se hace de manera seria requiere de muchos conocimientos, estos enfocados a entender los procesos de difusión de la información.

La creatividad y el diseño logran mensajes efectivos y estéticos basados en el aprovechamiento de las nuevas tecnologías, la imagen se convierte en una excusa para llegar a encontrar los plasmados los sueños y las ilusiones de nuestra mente.

En fotocirujano te garantizamos el mejor trabajo, con los mejores estándares de calidad y sobretodo la certeza de que nos inspira el realizar trabajos únicos e irrepetibles, que su empresa o usted quedará realmente satisfecho con los resultados.

Nuestro objetivo es cumplirle sus sueños, realizando imágenes únicas en las que no tienen cabida los errores ni las imperfecciones, sólo la belleza y la perfección en la imagen.

Un trabajo unido entre el diseño gráfico y el retoque fotográfico garantizan enfrentar diversos frentes, logrando de esta manera todo lo deseado y no dejar nada al azar.

 

El diseño gráfico y el retoque fotográfico juntos para entregar mejores resultados

La fotografía se ha convertido en uno de los elementos más importantes en el diseño gráfico, debido a sus propiedades únicas en las que se representa el mundo real que nos rodea, causando un impacto bastante fuerte en el espectador. Por su parte el retoque  fotográfico modifica el aspecto de una fotografía, aplica filtros, realiza montajes entre muchos otros.

Cuando se trata de crear un estilo único y particular es muy importante tener en cuenta la importancia de los lugares a los que se accede, y sabiendo con quien se trabaja se lograrán resultados esperados, no cualquiera piensa el resultado final, la mayoría piensan en lo que significa económicamente este trabajo, nosotros pensamos en las personas y en cómo desean verse o ver sus trabajos.